Mirar atrás,
de reojo,
sólo para apreciar lo andado,
lo aprendido,
ahora únicamente un camino,
con fuerza y tesón me despido
de todo aquello que no sea presente,
de todo aquello que no se convierta en futuro.