En ese preciso instante

Un, dos, tres,
todo se detiene,
el tiempo ya no importa,
el viento deja de soplar,
ahora, sólo tú y yo.

Y este es el instante
de completa felicidad.

Y reímos
y nos abrazamos 
y nos amamos
nada más importa,
nada más puede importarnos.