Soy una persona con suerte,
me reitero, me repito, lo sé,
pero es así.

Haciendo resumen vital me doy cuenta
de que caminando por mi senda 
me he encontrado con tan variadas gentes
que me emociona de sólo recordarlo.

Los menos, los malvados,
aquellos de corazón obscuro.

Los más, esos con los que disfrutas
momentos creadores de anécdotas
que forman el mapa de mi vida.

Pero hay unas pocas, unas cuantas,
aquellas que me gusta pensar como personas luz,
esas que son fuente de energía e inspiración,
aquellas que sin pretenderlo, te cambian
y tú sabes y eres consciente, te mejoran.

Esas que de sano egoísmo 
no quisieras se separasen nunca,
aquellas que por sus charlas se modifica el tiempo,
se detiene.

Esas que de tan buen corazón
no son conscientes de lo necesarias que se hacen.

Así es, soy una persona con suerte,
porque llegasteis, por que estáis,
y a aquellos que os vais,
no sin dolor, pero con alegría,
os deseo la mejor de las vidas.

Personas luz, seguid iluminando el mundo
por favor.