En tu quietud y furia
me reconozco.

En tu silencio vivo mi presente,
y me hablo,
y me escucho.

¿Qué quieres contarme hoy Madre Tierra?
¿Qué es lo que el siguiente paso me depara?

Sólo mi peso rompiendo el hielo,
la cadencia de mi respiración y pasos
como mantra me fusiona
y soy uno con la montaña.

Y pese al frio, el viento y el cansancio
sonrío y no deseo estar 
en ninguna otra parte.