Toda aquella fuerza 
se desmonta ante ti,
tu mirada me cautiva y doblega mis ansias,
mis deseos calman con tan sólo una palabra,
un gesto, el tuyo.

Todo aquello que los demás temen
se queda en nada,
sólo tú me sitúas 
en perfecta y desnuda sumisión.