Tardes de sábado,
nada que hacer,
sólo disfrutar del tiempo juntos,
en familia.

La sencillez de un gesto 
que me enternece,
ese instante que me hace apreciar la vida,
esa misma que comparto contigo.

Tú hablándole al perro de economía,
yo riendo mientras escucho profecías,
él queriéndote por ser tú,
aguantando estoicamente la lección,
soportando el chaparrón.

Una gran tarde de sábado,
nada que hacer,
sólo disfrutar tu compañía,
sólo hacer vida contigo,
eso me encanta,
eso me basta,
sábado, tarde, Tú.