Me esperas para jugar, 
te he visto abrir nuestro cajon de fantasias, 
pretendias hacerlo despacio, 
pero no es tu fuerte eso del engaño,
Aun asi lo he aceptado 
y mirado a otro lado.

Te preparas, 
esperas pacientemente para sorprenderme, 
y yo aguardo, 
aguardo tu llamada que sonará casual, 
un vaso de agua, un acercame las gafas,
Esperas y espero aunque me pueden las ganas
Y entonces sucede, 
Tu voz me llama
E intentando no correr dejo la ensalada, 
Me lavo las manos y mudo mi cara,
No debes saber que te esperaba,
No debo saber que me esperabas.