Hay quien vive de momentos
¡Yo vivo de miradas!

La de cuando te levantas y me miras,
la de cepillándote, duchándote,
la que aparece con los brazos rodeantes
mientras friego los platos de la cena.

La de tus ojos cuando me buscas,
la de tus ojos cuando me buscan.