Cuando las máscaras caigan
se encontraran las almas desnudas,
ya sin disfraces nos miraremos a los ojos
y en ese momento nos veremos,
tal y como somos,
el uno frente al otro.